María Cáceres, una joven de 23 años, con residencia en la comuna de Molina, que el lunes 30 de abril, esperaba con ansías a su primer hijo, que nacería  a través de una cesárea.

Esta mujer decidió venir hasta nuestro departamento de prensa, adolorida aún, por un trabajo de parto que se le practicó en el Hospital de emergencias de Curicó, El motivo de su denuncia es buscar respuestas de lo que sucedió y difundir  lo que vivió, donde acusó de presunta negligencia médica a quienes le arrebataron la vida de su hijo.

Una madre que llora la pérdida irreparable de su hijo, pero que a través de los medios de comunicación, hace saber esta vivencia tan lamentable que aún la aqueja entre el llanto y el desconsuelo. María Cáceres, alza su voz con este pronunciamiento para que esta amarga experiencia que acaba de vivir, no se repita en otra madre.

Explicó que su embarazó lo sostuvo de manera normal, y el día lunes 23 de abril, de manera sobrevenida rompió membrana a las 3:30 de la tarde, de inmediato se trasladó al hospital y la dejaron en trabajo de parto, desde ese momento soportó los fuertes dolores que producen las contracciones, hasta día siguiente; martes 24 de abril, y exactamente a las 10:21 minutos de la mañana, nació su bebé, el que no reaccionó a los estímulos. No lloró ni emitió ningún sonido. Ese mismo martes a las 6 de la tarde el recién nacido murió.

Debemos destacar que al momento de concurrir ante una institución de salud pueden surgir diferentes situaciones que pueden afectar la integridad física de las personas por negligencia médica.

La denunciante dice que es negligencia médica porque la hicieron parir, en vez de practicarle cesaría. En medio del dolor y la agonía que vivió esta madre, se puso en manos de los doctores para que su hijo finalmente naciera. Sin saber que el desenlace sería el fallecimiento de su primogénito.

Asimismo, dejó toda responsabilidad en manos de los especialistas, y el resultado de muerte de la criatura, lo deja recaer en quienes atendieron el parto. María Cáceres, quiso hacer pública su declaración para manifestar que situaciones como éstas no pueden seguir ocurriendo.

Del mismo modo al emitir esta denuncia contra el hospital de Curicó, también expresó que iniciará acciones legales en contra de todos los que resulten responsables, de lo que ella calificó como una imperdonable negligencia médica.

La pregunta es; si la paciente tenía prevista una cesaría que estaba planificada para el día lunes 30 de abril, y debido al acontecimiento sobrevenido de la ruptura de saco amniótico antes de lo esperado, ¿por qué no se le practicó una cesaría? ¿Por qué someterla aún trabajo de parto, que comprometió la vida del bebé?

Además debe calificarse como atroz, y una falta al código de ética del colegio médico, no haberle dado una explicación después de enterarse que su hijo murió. Los médicos no le explicaron el por qué y en qué circunstancias el bebé falleció. (Esto habría aclarado un poco el desconcierto de la madre).

En tanto, en Talca sólo dijeron que el niño murió asfixiado.

Noticafé.cl fue en busca de una respuesta emitida por el hospital, quienes a través de su departamento de comunicaciones, manifestaron de forma explícita que la dirección del hospital no se referiría al caso, estimando no emitir declaraciones.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here